martes, 16 de octubre de 2018

AMOR.



Con el hambre que tiene medio planeta y con toda la dulzura de la que soy capaz, la miré a los ojos y le pedí :
-Amor, ¿me haces un huevo frito?
Ella, paciente, dejó sobre la mesada el mate que estaba tomando, se acercó a la cocina a gas y prendió una hornalla, apoyó con suavidad el sartén más chico de los que tenemos en casa y volcó sobre él unas pocas gotas de aceite. Cuando el aceite comenzó a crepitar acusando la temperatura adecuada, casco un huevo contra el filo del sartén separó la cáscara por la grieta formada al romperse y dejó caer el contenido sobre el teflón caliente. La esfera amarilla de la yema quedó rodeada de la albumina semiliquida como una nuve transparente al principio, blanca y coagulada después, al tiempo que el aceite hirviendo hacia su trabajo. Un minuto más tarde levantó del sartén con la espumadera el huevo perfectamente cocido y crocante en los bordes, con pequeños movimientos verticales de su muñeca dejo escurrir el aceite sobrante. Puso el huevo humeante sobre un plato, me lo acercó a la mesa junto con un generoso trozo de pan.
Mientras yo hundía el pan en el centro del manjar y en el más profundo de los silencios, me di cuenta de cuánto la amo, de que siempre la he amado, por millones de detalles así. No porque haga los mejores huevos fritos del mundo, sino por que sabe distinguir entre mis necesidades o cuando tengo el infantil y recurrente capricho de sentirme mimado.
Ella se cebó un mate y mirando hacia el jardín del fondo me dijo :
-¿Viste que hermosas están nuestras plantas?
Yo pensé : Amor de mi muerte, que es lo único para siempre.


fino.

2 comentarios:

  1. Una obra de arte. Ya te dije me encantó, un besote

    ResponderEliminar
  2. Hermosa imagen de la vida cotidiana, puedo imaginarles en ese rincon tan intimo... Un simple acto de amor...

    ResponderEliminar