viernes, 20 de marzo de 2020

Dos sillas.



                       

Dos sillas vacías a la mesa del pasado
y una música cortinado saudades,
          dos vasos servidos
a la salud de tu alegría.
Mientras mis ojos quedan fijos
el sol besa el horizonte.

Ahora te vas
repitiendo a gritos las tardes perdidas,
paso a paso
en las tardes perdidas,
y cuanto duele preguntarse  por qué.

 Ahora te vas
   quizás nunca volverás.
Dos sillas vacías
  frente a otra noche hermosa
 y en un solo de guitarra, el Cuba, detona mi cabeza
          en tanto canto así :
     " Ahora no hay remedio que devuelva el tiempo
             ahora no hay receta ..."

2 comentarios: