miércoles, 29 de agosto de 2018

HOGAR.



-Fede, veni un momento bebé –sonó la voz de mi madre desde el comedor.
-Si eso, veníte ya para acá –gritó papá acentuando su urgencia.
-Cual es el apuro, acaso se incendia algo –pregunte tratando de hacerme el desentendido, aunque sabía por donde atacarían las fuerzas enemigas.
-No te hagas el boludo que no te queda bien. Si hay algo que no sos, es precisamente eso
-Dale viejo. ¿Que pasó ahora?
-Pasó que llamaron del liceo y dicen que hace varios días no te ven ni el pelo por ahí.
¿En que andas guacho de mierda?
-¡Néstor!,dijimos que nada de insultos.
-Que insultos ni que carajo mujer. ¿No te das cuenta que este pendejo nos vive tomando el pelo?
-¡Néstor!, recordá lo que dice el terapeuta.
-Que terapeuta ni ocho cuartos, no ves que este nos agarra de pelotudos todo el tiempo.
-Bueeeeno, mientras ustedes se ponen de acuerdo en como encarar las relaciones familiares, voy a la cocina a hacerme la leche, ¿tá?
-Mira pendejo, trata de bajarte de la nube de pedos en que vivís y deci porque no fuiste a estudiar en toda la semana.
-Néstor, amor, sin gritar.
-Para mujer déjalo hablar, quiero saber que mentira nos va a encajar este guacho mal criado, que por cierto, gran parte de su crianza te corresponde.
-Tesoro, no seas agresivo. Pensa que somos una pareja y las responsabilidades son compartidas como dice el doctor.
-Para de decir bobadas boluda, me tenés repodrido con tus pelotudeces, al final sos peor que tu madre.
-¡Con mamá no!
-Bueeeno, ustedes hablen de amor y educación que yo me voy a hacer la leche –dije caminando hacia la cocina mientras comenzaba la riña de todos los días -miren que ya no queda azúcar -grité ganando la puerta del fondo donde el sol de la tarde calentaba mucho mas que el fuego de mi “hogar, dulce hogar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario