martes, 26 de marzo de 2019

Esperando



Te estuve esperando sentado en el muro descascarado
en la plaza, ahí, te estuve esperando
edificando castillos con botellas.
La luna chorreaba remolinos de polvo
y despintaba los ladrillos rojos
mientras ahí, te estuve esperando.

Te estuve esperando
cerca de hierros oxidados
que alguna vez sostuvieron juegos y anuncios,
deshoje sueños que se tragó el pasto.
Estuve esperando tu cintura
  (verte llegar remontando la escalera de Propios)
brillando bajo la luz de mí deseo
días y días, noches y más noches, esperando.


Te estuve esperando
mientras veía cambiar el paisaje, los años
moldeando mi cerebro con mordidas de serpientes.
Cayeron cuerpos, vidas y ramas
almas heroicas bebieron de las raíces
el llanto de nuestro canto.
Estuve rodando desde el pasto hasta el muro,
desde el cielo al infierno,
intentando ser y parecer, mientras te estuve esperando.

Te estuve esperando
crecieron mis ansias y tu vientre
cada herida se hizo carne
mientras te estuve esperando.
Te estuve esperando
colgando mis caricias y mis santos del árbol mas alto
para que cuando llegaras, supieras
                   que te estuve esperando.

fino.

2 comentarios:

  1. Hay tanta historia en cada verso, solapadamente, se ve el paso de épocas difíciles en nuestros países. Y la espera, aquella del amor que no llega, o la alegría o sencillamente la paz.
    Esperar esa mirada, y adornándola con palabras así como estas.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar